Una gran farsa

La Asamblea Nacional del Poder Popular se reunirá el próximo día 24 de febrero en La Habana para ratificar, otra vez por unanimidad, las decisiones arbitrariamente tomadas “a priori” por la cúpula del régimen totalitario. El título de esta institución no corresponde con sus características estructurales y funcionales.

No es una “Asamblea” porque no es un cuerpo político deliberante; las deliberaciones, si existen, son realizadas secretamente por uno, o por ambos Hermanos Castros. Los asambleístas no deliberan, su misión es aplaudir efusivamente los cauces del dictador de turno.

No es “Nacional” porque una parte sustantiva de los cubanos no está representada en ella. Dos millones de exiliados que no reniegan de su nacionalidad, la creciente oposición interna pese a la bestial represión y una juventud que masivamente ha dicho ¡basta! son pruebas irrefutables de un concepto “nacional” castrado. No se puede confundir a una nación con los integrantes e intereses de un partido único. Somos mucho más que eso. Somos familia, barrio, región, territorio, tradición, lengua, historia, cultura y espíritu. Una nación es un destino común. Cuba no es juguete personal de plastilina.

No es un “Poder” porque no puede tener una entelequia, una entidad ficticia, sin una realidad que lo sustente. La asamblea carece de poder deliberativo o legislativo alguno y por consiguiente, funcionalmente, NO EXISTE. En Cuba el Poder Legislativo es un inocultable apéndice del poder ejecutivo, propiedad personal de la Fraternidad Castro.

No es “Popular” porque sus ilegítimos integrantes no representan los intereses del pueblo. Todos han sido impuestos arbitrariamente por el máximo nivel del Partido Comunista, que determina a los participantes desde la base, negándole el derecho al pueblo a proponer ni escoger libremente a un solo candidato. Los social-demócratas, los liberales, los social- cristianos, los demócratas-cristianos y otros de diferentes corrientes políticas están excluidos porque no son comunistas. Es inaceptable asumir que “el que no es comunista no es pueblo”.

Constituye una profanación histórica de los valores libertarios y democráticos, heredados de nuestra gesta mambisa, escoger la fecha del 24 de febrero para volver a celebrar este monumental fraude dictatorial. Coincidiendo inescrupulosamente  con el día del fusilamiento en el aire de los cuatro jóvenes cubanos humanistas de Hermanos al Rescate. Estos asesinatos y muchos otros han sido apoyados y aplaudidos por los asambleístas antipueblo.

Una autocracia totalitaria, que selecciona a una sumisa comisión de un partido totalitario, imponiéndole el rol de cadena de distribución de su totalitarismo, no es una Asamblea Nacional. Esta situación trágica, pueril, ridícula y humillante es Una Gran Farsa Nacional.

Partido Liberal Nacional Cubano (Cuba).

Partido Liberal Cubano (Exilio).

Anuncios

Acerca de Fernando Edgardo Palacio Mogar
Blogs administrado por Fernando Palacios disidente cubano y miembro del partido liberal nacional cubano, escribe de forma puntal y exhaustiva sobre la realidad cubana tomando sus aportes como uno de los más reales en cuanto a veracidad e información. Fernando, escribe diversos temas entre los cuales tenemos sobre: derechos humanos, economía, política, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: